En la actualidad, existen salvadoreños que a través de sus producciones le han abierto un espacio al cine salvadoreño a nivel nacional e internacional poniendo en alto el nombre de El Salvador en la pantalla grande.

Patricia Chica






Nació en El Salvador, es una directora de cine y televisión que trabaja en proyectos personales en colaboración de varios productores de Montreal, Toronto y Nueva York. Ha dirigido más de 50 horas en programación en los últimos 10 años para clientes como MTV USA, Oxygen, ¡Bravo!, showcase, National Geographic, solo para mencionar algunos nombres. A la vez que también ha ganado más de 50 premios internacionales y sus trabajamos han sido presentados en más de 300 festivales de cine. Se pueden mencionar un par de proyectos como Day Before Yesterday (2010, ganador de más de 10 premios), The Promise (2000, ganador de 10 premios), Ceramic Tango (2013), Serpent’s Lullaby (2014), A Tricky Treat (2015), Crimson Dance (2016) y Morning After (2017). Actualmente se encuentra trabajando en Montreal Girls (2019)

Aunque Patricia Chica ha desarrollado su carrera fuera del país, ella sueña con realizar una producción en El Salvador y potenciar la industria del cine salvadoreño. “En el futuro yo deseo a través de una producción de cine transformar y contribuir a la industria del cine salvadoreño y mostrar que tenemos talento dentro del país”, dijo la cineasta salvadoreña.

Arturo Menéndez




Es el escritor y director de las películas salvadoreñas de Cinema Libertad (2009) Malacrianza (2014) y La palabra de Pablo (2018), siendo estas últimas 2 las más importantes de su carrera hasta el momento. Menéndez se vio atraído por la cinematografía desde temprana edad, lo que lo llevó a estudiar un técnico de cine en Nueva York y luego Licenciatura en Artes Visuales en Madrid. Malacrianza ha sido presentada en festivales internacionales como el AFI Silver Theatre, en Washington, el Festival Internacional de Cine de La Habana, Cuba y el Festival Internacional de Cine de Panamá. Con el apoyo de las productoras Itaca Films Independent (México) y Sivela Pictures (Canadá), es la primera película salvadoreña en recibir difusión internacional. Hasta ahora, la mayoría de las películas que trascendieron el país han sido documentales y cortometrajes. Por otro lado, La palabra de Pablo ha sido exhibida en festivales de Estados Unidos y Austria llamando así la atención de importantes inversionistas hasta convertirse en la primera película centroamericana en ser adquirida por Sony Pictures y transmitida por la cadena de televisión HBO.

Álvaro Martínez 




La Rebúsqueda (2014) es un largometraje salvadoreño a cargo de Álvaro Martínez en conjunto de la casa productora Clak Films, que tuvo éxito en la taquilla salvadoreña. Clak Films es una empresa cinematográfica, fundada por Cristina Meléndez, que produjo, entre 2012 y 2013, una serie de comedia para la televisión titulada Los Torres, así como un corto y un largometraje: Entre ángeles y demonios, y Contrastes. Estos proyectos sirvieron para hacerse de cierto prestigio internacional y así poder lanzar su proyecto más ambicioso que fue La rebusqueda, una comedia con elenco salvadoreño que fue estrenada en Cancún y Playa el Carmen (México), Washington, Maryland y Virginia (Estados Unidos).

“Con la rebusqueda pasamos más de mes y medio en el cine y ha sido la producción más grande que he realizado y la cual me ha dado reconocimiento internacional en El Salvador necesitamos más producciones así”, Álvaro Martínez.

Javier Kafie




Salvadoreño que estudió Literatura y Arte en la East Central University de Oklahoma (Estados Unidos), terminando sus grados en Alemania. En el 2011 regresó a El Salvador para filmar su primer proyecto audiovisual titulado Perkín, este cortometraje dura alrededor de siete minutos y expone varias historias de personas que vivieron en el país durante la guerra civil salvadoreña. Posteriormente lanzó su proyecto emblema Cuatro puntos cardinales, una película que retrata cuatro conmovedoras historias provenientes del norte, sur, este y oeste de El Salvador. Esta última se ha presentado en el Ibero American Film Festival en Líbano; en la IV Muestra de Cine Centroamericano, en España; en el Festival de Cine Latinoamericano 2017, en Australia; en el Primer Festival de Cine Latinoamericano, en Canadá; entre muchos otros. Además, el Central American Film Festival en Los Ángeles le otorgó un reconocimiento por hacer un aporte a la cinematografía centroamericana.

“Cuatro Puntos Cardenales muestra una diversidad del orgullo nacional y con el cuál he recibido diferentes reconocimientos siendo  la primera película salvadoreña que se ha mostrado en Vietnam”, Javier Kafie.

Lily Marroquín Scheib 




Cineasta salvadoreña nació en santa Ana estudió periodismo en universidad de El Salvador y se destacó como presentadora de televisión. Desde el 2014 radica en Los Ángeles donde realizó su maestría en cine la cual le abrió las puertas al mundo del séptimo arte.  Su faceta de cineasta está inspirada en directores surrealistas; ha realizado colaboraciones con Arturo Menéndez en la película malacrianza y una de sus producciones más emblemáticas es la última cena.

“El Salvador es bonito hay mucho talento para promover y quisiera aportar a mi país a través del cine para que conozcan la grandeza de nuestra gente, los asombrosos paisajes, nuestra gastronomía y enfocarnos en destacar lo positivo”, Lily Marroquín.

Juan Carlos Bojorquez




Es un salvadoreño radicado en Los Ángeles estudió cine en Puerto Rico guionista y productor de Him, Her and I, y próximamente la película “Locura” que protagoniza Damián Alcázar. Es cofundador del Festival Internacional de Cine Centroamericano. El amor por mostrar historias salvadoreñas en la pantalla grande ha llevado a Juan Carlos a colaborar y apoyar producciones en El Salvador que se han convertido en un intento de hacer cine nacional. Uno de los sueños de Bojorquez es fortalecer la industria del cine salvadoreño, que el país tenga una ley de apoyo al cine y abrir escuelas de cine y de actuación para tener mejor calidad en las producciones nacionales. Actualmente se encuentra trabajando con diferentes salvadoreños que han triunfado en el mundo del cine como actores, directores, productores para hacer esfuerzos y realizar de una producción que sobrepase las expectativas que hasta el momento se tienden sobre películas salvadoreñas.

“Estamos trabajando con algunos salvadoreños que han triunfado en el mundo del cine, un proyecto con muchas expectativas porque esa pasión y el orgullo de ser salvadoreño me ha llevado a trabajar un guion que se puede convertir de una película de las mejores películas que emblemáticas que El Salvador haya producido”, Juan Carlos Bojorquez

El Salvador siempre ha tenido talento en la producción del cine, sin embargo, han sido poco los salvadoreños que han sobresalido en este rubro el cual necesita unificarse y fortalecerse convirtiéndose en un lugar donde se produzcan diferentes producciones y se inyecte en la población salvadoreña el consumo de cine local. El cine como el café salvadoreño es un diamante que se debe pulir para que este se convierta en una oportunidad para que El Salvador se proyecte a nivel mundial y pueda ser elemento de atracción de inversión nacional e internacional donde también se promueva el turismo y el orgullo nacional.